Belle – Reseña

Un clásico reinventado y emocionalmente potenciado

Desde su debut como director en 1999 con Digimon Adventure, Mamoru Hosoda se ha ganado un lugar como exponente del cine animado. Sus historias conmovedoras y una parte técnica deslumbrante, hacen que cada película que está por estrenarse sea un evento que tanto fans como público general esperen ansiosos por saber qué fibra sensible tocará.

23 años más tarde, 3 después de Mirai, su última cinta, Hosoda con Belle da otra dimensión, adapta la modernidad tecnológica y le da esplendor visual a un relato clásico como lo es la Bella y La Bestia, consiguiendo frescura pese a lo conocida que es dicha historia.

Una estudiante de secundaria, Suzu Naito, que vive en el campo de Kochi, perdió a su madre en un accidente a una edad temprana y vive con su padre. En el mundo virtual llamado «U», Suzu es Belle, un ícono musical.

Para su décimo trabajo, Hosoda juega y tiene éxito al construir un mundo vasto en el que el espectador pueda sentirse dentro del mismo. La narración que combina el mundo real con «U» está bien diferenciada y conecta de forma excelente ambos contextos, demostrando un cuidado al detalle que se disfruta bastante.

Los avatares, dinámicas y referencias presentes en el nuevo universo son magnéticas. Pese a su complejidad en animación, la historia es relativamente sencilla, por lo que el director acierta en los momentos de giro que resultan emotivos, ya que no se deslinda del componente romántico de la historia base sino que ahonda en otros temas que funcionan como otras subtramas que no desentonan.

Consulta más reseñas en Criticinema.com

Esta vorágine de emociones produce baches apenas perceptibles en el ritmo de la cinta, necesarios para tomar impulso en los picos que sin duda llegarán al corazón del público. Es indudable que la ambición por construir una realidad virtual que se acople con lo acreditado primariamente a Gianfrancesco Straparola produce algunos huecos que pronto son cubiertos por una solidez sustentada por trasfondos de los personajes que son cotidianos pero poderosos

Esto último resulta en entrañables actores en el relato. Suzu es una tímida, conflictuada, solitaria joven que representa de manera cercana a la realidad de muchas personas a esa edad, sujeto ideal para ser contraparte y complemento de su alter ego BELLE. Hiroka, Shinobu, Kamishin y el resto de personajes son un gran motor para el desarrollo de la protagonista, quien a través de ellos irá tocando diversos tópicos que son una radiografía de la sociedad del siglo XXI, guiada por las apariencias pero que con la causal correcta, pueden salvar vidas (tanto social como literalmente)

La música de Taisei Iwasaki es majestuosa y poderosa, entregando composiciones reconocibles, que le dan el tono justo a los momentos más dramáticos, dan alivio a esos momentos cómicos de un humor bastante ameno, así como de iluminar el clímax que llevará a las lágrimas a más de uno.

Trailer oficial de Belle / Corazón Films

Conclusión

Belle es una confirmación de que los relatos clásicos pueden transformarse en propuestas encantadoras, poderosas y que lleven mensajes de interés actual que muchas veces hacen falta.

Mamoru Hosoda suma a su destacada filmografía otra nota sobresaliente que vuelven a demostrar que la animación japonesa está en otra liga, no solo a nivel técnico sino narrativo y emocional.

Ficha Técnica

  • Título original: Ryû to sobakasu no hime
  • Dirección: Mamoru Hosoda
  • Guion: Mamoru Hosoda
  • Duración: 121 min.
  • País: Japón
  • Año: 2021