A todos los chicos: Para siempre

No todo se arregla con filtros de Instagram

Con la adquisición de la trilogía de A todos los chicos de los que me enamoré escrita por Jenny Han, vimos las intenciones mas que evidentes de Netflix para coronarse como la nueva productora de las cintas románticas adolescentes de la era moderna. En la primera parte de la trilogía, A todos los chicos de los que me enamoré, presenciamos una fresca historia sobre una enamoradiza joven inexperta y adicta a las novelas románticas Lara Jean (Lana Condor) que, por culpa de una broma que le hace su hermana menor Kitty (Anna Cathcart), debe recuperar una serie de cartas que escribió a todos los amores de su infancia y entre ellos se encuentra el exnovio de su hermana Margot (Janel Parrish).

En la cinta, vemos cómo gracias a esas cartas Lara Jean por fin puede vivir por primera vez su propia historia de amor con el adorable jugador de lacrosse, Peter Kavinsky (Noah Centineo). En A todos los chicos: P.D Todavía te quiero la relación entre Lara Jean y Peter es puesta a prueba cuando llega de forma inesperada otro de los grandes amores del pasado de Lara Jean: John Ambrose, lo que pone en duda si su relación es lo suficientemente perfecta como aparenta ser.

Para la tercera y última parte, A todos los chicos: Para siempre la relación entre Lara Jean y Peter no podría ir mejor, lo que pasó con John Ambrose parece más un mal sueño y todo apunta a que Lara Jean y Peter asistirán a la misma universidad: Stanford. Los planes de ambos se comienzan a desmoronar cuando Lara Jean no es aceptada y, en un viaje escolar, se encuentra con el nuevo amor de su vida: la universidad NYU.

Después de la primera cinta con su premisa única de una historia de amor que se origina por las cartas cursis escritas por una joven estudiante hacia sus “eternos” enamorados, con el paso de las secuelas sólo nos confirman que el encanto se fue perdiendo entre más cintas se realizaban, pues si bien la segunda parte todavía tenía una conexión directa con su predecesora, la última parte de la trilogía se siente como la más desconectada de todas.

Desafortunadamente a falta de la profundización dramática en la afición por la escritura de Lara Jean, hace que este obstáculo no se sienta como los que vimos en la primera o segunda entrega. Puesto que Lara se enamora a primera vista de la universidad de Nueva York porque puede ofrecerle las facilidades para convertirse en la escritora de novelas románticas que tanto ansía ser.

La fotografía de Michael Fimognari y la música de Joe Wong en la primera parte se sintieron como elementos artísticos atinados para el estilo de la trilogía, en esta tercera parte se perciben como demasiado artificiales por su excesiva similitud con los que se encuentran en Instagram, además de la decoración de los espacios de cada una de las escenas, pues parece que nos encontramos viendo un tablero de Pinterest cobrar vida.

En una época que se está reconfigurando con el empoderamiento femenino y la búsqueda por la realización profesional, parece poco creíble que una relación de preparatoria se disponga a atravesar los cambios tan fuertes que conlleva una etapa tan diferente como lo es la universitaria.

Trailer oficial de A Todos los Chicos: Para Siempre / Netflix

Conclusión

A todos los chicos: Para siempre nos entrega un final agridulce que no añade nada nuevo al conflicto de High School Sweetheart vs. College Aspirations, sobre todo si consideramos que no había una verdadera justificación de hacer más largo el momento en que Lara Jean le oculta a Peter su deseo por ir a Nueva York.

Ni siquiera los filtros de Instagram lograron rescatar el final tan plano que tuvo la historia de amor de Lara Jean y Peter Kavinsky.

Sobre el autor

Ficha Técnica

  • Título original: To All the Boys: Always and Forever
  • Dirección: Michael Fimognari
  • Guion: Katie Lovejoy. Basado en la novela de Jenny Han.
  • Reparto: Lana Condor, Noah Centineo, Janel Parrish
  • País: EUA
  • Duración: 109 min.
  • Año: 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.