Venom: Carnage Liberado – Reseña

Diversión a la simbionte

Después de encontrar un cuerpo anfitrión en el periodista de investigación Eddie Brock, el simbionte alienígena debe enfrentarse a un nuevo enemigo, Carnage, el alter ego del asesino en serie Cletus Kasady.

Tras el buen recibimiento de la película en la que se dió entrada al mítico personaje que dieron como resultado críticas mixtas, la secuela dirigida por Andy Serkis busca expandir el universo de Venom mejorando el aspecto visual pero sin renunciar al humor y violencia que en esta ocasión va ser impulsada por el simbionte rojo.

Serkis demuestra su buen conocimiento para dirigir, colocar la cámara y ensamblar de manera ágil la cinta. El actor-director aprovecha los buenos valores en efectos especiales para entregar escenas de pelea que enganchará al público. Sin embargo, la selección musical no es insertada en los mejores momentos, provocando una sensación un tanto dispar en ese rubro.

El guión, escrito de nueva cuenta por Kelly Marcel pero que en esta ocasión colabora Tom Hardy (también productor de la cinta), sigue con los fallos en el desarrollo del protagonista y sin motivaciones claras para la mayoría de los personajes, apostando más por la acción desenfrenada, así como de una comedia basada sobre todo por la relación entre Brock y Venom a modo matrimonio.

Venom: Carnage Liberado está en cartelera. Descubre más información de la película en las redes oficiales de Sony Pictures.

Respecto a lo actoral, Tom Hardy demuestra su compromiso y cariño por el personaje, el cual posee una química bastante creíble con el simbionte negro. No obstante, el enfoque cada vez más heroíco y benevolente del Venom sacrifica la magnética brutalidad que a muchos fans enamoró, dejando a criterio del espectador que tanto funcionan las situaciones de pareja dispareja que abundan en toda la película.

Woody Harrelson, por su parte, realiza una labor de calidad como Cletus. Su desempeño en los gestos, voz, miradas y decisiones, sumado a un trasfondo interesante que sustenta un tanto el desarrollo de la trama, hacen del actor lo más destacado de los 97 minutos que pasan de manera fluida.

En cuanto a los secundarios, cada uno está ahí para hacer avanzar la trama. Michelle Williams tiene carisma y funciona como motivador para que los dos protagonistas se animen a actuar. Stephen Graham realiza una buena labor como aliado de la dupla principal, en este caso como un policía desconfiado. Y Naomie Harris que encarna a Shriek, un villano poderoso que deviene en el interés amoroso de Kletus, desaprovechando a un personaje con un gran potencial.

Trailer oficial de Venom: Carnage Liberado

Conclusión

Sin salirse de la línea que tantos adeptos le generó a su primera cinta, Venom: Carnage Liberado resulta en una cinta que logra el objetivo de entretener con altas dosis de acción, humor que puede caer en lo absurdo y una historia sencilla que no exige demasiado al espectador pero que puede sorprender con una escena post créditos que dejará a muchos fans entusiasmados, dejando la sensación de satisfacción por un lado, aunque de un caos que puede no terminar de encajar.

Consulta más reseñas en Criticinema.com