Una Educación Parisina – 69ª muestra internacional de cine

Clases, debate y oficio del cine

La más reciente película del director Jean Paul Civeyrac narra la vida de Étienne (Andranic Manet), un joven universitario que se muda a París para estudiar cine. Durante su estancia en la capital francesa, Étienne se ve constantemente confrontado con nuevas amistades, compañeros y una batalla consigo mismo. El largometraje presenta una bella fotografía en blanco y negro a cargo de Pierre-Hubert Martin que hace resaltar la película, sin embargo, elecciones en cuanto a los personajes y la historia misma, hacen del proyecto francés no tan memorable dentro de las otras ofertas que ofrece la Muestra Internacional 69 de la cineteca. 

Nos topamos con un drama que ya hemos visto antes, el joven universitario de una ciudad pequeña que se va a la gran ciudad y en ésta el personaje cambia drásticamente. En la cinta de Civeyrac vemos esta misma historia con su protagonista Étienne quien va a París a estudiar cine, quien llega al inicio con un proyecto ya iniciado y una relación amorosa de ya algunos años. Puedes esperar todo lo que esta idea ya ha presentado antes: realizaciones por parte del protagonista, engaños, enamoramientos, frustración, fiestas; una lucha por un balance entre estudios, pasiones, trabajo y relaciones personales. Todo esto, pero girando alrededor de la idea del cine y lo que implica crear cine. Esa propuesta de debate y reflexión junto con la fotografía, son los detalles que hacen brillar al largometraje. La película constantemente va dialogando con sus personajes sobre el mismo oficio cinematográfico, lo que es bueno y lo que es malo, sus intenciones y pretensiones; su fin mismo. Si te interesa la labor fílmica, la película puede ser más te tu agrado. Sin embargo, este mismo elemento puede ser también una de las más grandes fallas del director. Transcurre aproximadamente una hora para que el filme tome el ritmo que debería de haber tenido desde un inicio. Este intento de problematizar y romantizar al cine, hacen que esta primera hora pueda sentirse pretensiosa. Nos adentramos tanto a este asunto de creación que presenciamos una clase de cine, un debate sobre un corto que un estudiante presenta y el proceso de montaje en un programa de edición. Cuestiones que si no te interesa tanto el séptimo arte, te podrán parecer poco relevantes. 

Por otro lado, otra falla que puede presentar la película es el tratamiento hacia los personajes. Aunque pasamos mucho tiempo con el protagonista Étienne, no hay algún tipo de motivo real por el cual puedas empatizar con el joven. Incluso puedes chocar con su tipo de personalidad tanto por actitudes como por acciones. Los amigos de Étienne son presentados de una manera rápida y sin mucha profundidad, apenas y tenemos la sensación de conocerlos. Ocurre lo mismo con otros personajes secundarios, haciéndonos pensar que todos son simplemente pasajeros por la vida de Étienne. Las actuaciones por otra parte son buenas, pero nunca destaca ninguna en particular, simplemente cumplen con su rol dentro de la cinta. 

En cuanto a duración del largometraje, me parece que el tiempo excede a la trama. El ritmo de la película es lento en general y eso combinándolo con los eventos cotidianos de los personajes hacen un tanto difícil mantener el interés en la trama. Esto se puede entender como algo que incluso los mismos personajes debaten, donde opinan que filmar algo bello sería grabar a las “personas comunes”. De aquí que esta decisión pudo haber sido algo consciente, pero no muy bien ejecutada. Los eventos importantes ocurren de manera rápida y superflua lo que los hacen parecer menos importantes e impactantes. No mencionaré ningún detalle importante de la trama, pero momentos que deberían ser tristes, no tienen el debido impacto en la audiencia. También hay que mencionar que en momentos hay escenas sobrantes y otras que faltan. Hay momentos a lo largo de la cinta que no explican elementos importantes, pero paradójicamente hay otras secuencias donde vemos a Étienne simplemente tomando el metro y caminando, sin agregar nada a la trama. En resumen, el guión necesitaba trabajarse más.

Trailer oficial de Una Educación Parisina / Cineteca Nacional

Conclusión

Una educación parisina es una película con una fotografía en blanco y negro que resalta por sí sola, pero que en cuanto trama y desarrollo sufre por su mismo ritmo y temática. Si eres amante o incluso estudiante de cine, podrás encontrar en este proyecto puntos de conexión fuertes que te harán sentir identificados (o incluso discrepar), pero si no te interesa tanto el mundo cinematográfico, la película podrá ser un tanto aburrida. 

Ficha Técnica

  • Título original: Mes provinciales
  • Dirección: Jean Paul Civeyrac
  • Guion: Jean Paul Civeyrac
  • Elenco: Andranic Manet, Gonzague Van Bervesselès, Corentin Fila
  • País: Francia
  • Duración: 136 min.
  • Año: 2018