Sin Señas Particulares – Reseña

El lado oscuro de la inmigración

Cada día, cerca de 1 millón de personas cruzan la frontera mexicana con Estados Unidos buscando escapar de un horizonte sin muchas posibilidades o si las hay, limitadas a sobrevivir a los riesgos de la delincuencia, el desempleo y la corrupción que contamina la belleza de la quietud en la vida sencilla.

Gobiernos mexicanos y centroamericanos que resultan uno peor que el anterior, han acrecentado el volumen de personas que hacen este trayecto con pocas oportunidades de llegar al sueño “americano” y con una cantidad incontable de peligros, lo que ha llevado a mentes creativas al abordaje de esta situación con las particularidades del cruce fronterizo cotidiano aunque peligroso en Babel (Iñárritu, 2006), de dramas a bordo de “La bestia” como Sin Nombre (Fukunaga, 2009) o reflejos de la hermandad latinoamericana al cruzar como La Jaula de Oro (Quemada-Díez, 2013).

Para mantener vigente esta problemática al inicio de la tercera década del 2000, Fernanda Valadez continúa su ascendente carrera con Sin Señas Particulares, una cinta cruda que retrata una de las caras más terribles de este fenómeno: el de las desapariciones y su íntima relación con la incompetencia de un gobierno que permite a las bandas regir los caminos.

La directora Fernanda Valadez nos cuenta los retos de realizar Sin Señas Particulares

Magdalena no ha sabido nada de su hijo en meses, desde que se fue de su pueblo para cruzar la frontera de los Estados Unidos. Las autoridades quieren que firme su certificado de muerte, pero el encuentro con unos padres que perdieron a su hijo hace que se de cuenta de que no puede seguir viviendo sin saber cuál ha sido su suerte. Comienza así su particular odisea a través de México, pasando por zonas repletas de violencia y desolación, persiguiendo cualquier mínima pista pese a haber sido advertida de no preguntar públicamente por estas cuestiones. Por el camino conoce a Miguel, un chico que ha sido deportado recientemente y que, a través de su viaje, asegura haber descubierto un país totalmente cambiado

Perfeccionando lo mostrado en el corto 400 Maletas (2014), Fernanda Valadez deslumbra con una poderosa dirección que deja latente esa ambivalencia entre la belleza de los paisajes con lo decadente de la situación para aquellos que se van de sus pueblos de origen, todo esto logrado por una fotografía sobresaliente de Claudia Becerril Bulos. 

Cada encuadre, diálogo e iluminación pareciera refrescar la narrativa de Juan Rulfo. Paisajes desérticos, pueblos que sufren una disminución de habitantes y personajes que conocen la situación trágica pero que aún así pueden ofrecer su mano amiga para el paisano, entre huérfano y la madre que no sabe de su hijo. En esa cruce de historias y caminos empolvados, se esconde esa magia de la cotidianidad latinoamericana, donde la manera de narrar visual y oralmente convive con elementos fantásticos que deslumbran en cada analogía.

Compra tus boletos en Cinepolis.com

Valadez retrata de manera respetuosa y cercana para el espectador todo el doloroso proceso de búsqueda del familiar que no ha desaparecido. Los procesos fríos y lejanos de empatía en la identificación de restos de las pertenencias, cadáveres o de las pistas que se tienen se muestran con toda la crudeza posible. Cada detalle resulta crucial y emotivo, dando poder a actuaciones genuinas que conectan con el espectador, en el que el dolor remueve todas las fibras posibles.

El sonido destaca por dotar de esa sensación de documental, misma que se complementa con tomas que son retratos de sus protagonistas. La frase “todos nos parecemos de atrás” es un recordatorio de la importancia de las mínimas señas físicas en la identificación de esos seres que ya no son los mismos que dejaron el hogar. El ritmo pausado no es pesado y es aprovechado de gran manera por la cineasta para impactar de lleno al público, ya que en ningún momento resulta vacío o sin trascendencia.

Trailer oficial de Sin Señas Particulares / Cinépolis

Conclusión

Sin Señas Particulares es un importante recordatorio audiovisual relativo a la terrible situación migratoria, visibilizando a aquellos olvidados por la lejanía geográfica o de lazos, trastocando una industria mexicana que jamás debe renunciar a ilustrar estos temas.

Ficha Técnica

  • Dirección: Fernanda Valadez
  • Guion: Astrid Rondero, Fernanda Valadez
  • Elenco: Mercedes Hernández, David Illescas, Juan Jesús Varela
  • Duración: 98 min.
  • País: México
  • Año: 2020