Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City – Reseña

Tan cerca del videojuego y tan lejos del cine

Los productores y directores se enfrentan a múltiples retos a la hora de buscar obras para llevar a la industria audiovisual. Desde la complejidad del contenido, la inmensidad de lo visual o las atmósferas del material base, estos obstáculos han hecho de los videojuegos una fuente atractiva para el cine y streaming pero una maldición a la hora de plasmar en diversas producciones lo que se ha vivido al momento de jugar.

En el caso de Resident Evil, su apabullante éxito ha llevado a la concepción de una franquicia que resultaron en taquillazos y, a su vez, en películas vacías, sinónimo de entretenimiento de nulo contenido, sin esfuerzo, decepcionando a millones de fans que han recuperado el camino en lo videojueguil.

En 2021, después de 6 títulos que se alejaron cada vez más de las entregas base, se reinicia la saga con Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City apegándose mucho más al origen y fallando en todas las oportunidades de explotar el potencial.

Una vez el prospero hogar del gigante farmacéutico Umbrella Corporation, Raccoon City es ahora un moribundo pueblo del medio oeste. El éxodo de la compañía dejó a la ciudad como un páramo desolado… con un gran mal amenazando bajo la superficie. Cuando ese mal es liberado, los habitantes se ven para siempre… cambiados… y un pequeño grupo de sobrevivientes debe trabajar junto para descubrir la verdad detrás de Umbrella y lograr pasar la noche.

Consulta más reseñas en criticinema.com

Retomando las historias de los dos primeros juegos, Johannes Roberts imprime su experiencia en películas de terror de bajo presupuesto como Terror a 47 metros para conseguir momentos de auténtica adrenalina, mismos que ayudan a disfrutar de locaciones que los fanáticos reconocerán con cariño.

La vibra visual y la atmósfera evocan a lo visto por el inicio de la franquicia. Es notable el esfuerzo realizado en el maquillaje, ropa, prostáticos, así como en la implementación de armas, objetos de la década de 1990 (como el PDA o los cassettes) y la selección musical que sin duda son acertados.

La propuesta en el diseño de los infectados y monstruos es interesante, reconociendo la excelente decisión de apostar por lo artesanal, situación que no ocurren con el villano central así como con explosiones y situaciones que involucren pirotecnia visual, resultando en una fotografía irregular, a la vez que sus secuencias de acción no terminan por explotar.

Las actuaciones están limitadas por un guión predecible. Kaya Scodelario es quizá la que mejor lo hace como Claire Redfield. Avan Jogia entrega a un deficiente Leon Kennedy, que en esta versión es un novato que carece de esa audacia tan atractiva para los fans. Por su parte Hannah John-Kamen, Robbie Amell y Tom Hopper hacen lo que pueden para mantener la acción, con un tanto de sobreactuación que no ayuda al resultado.

Trailer oficial de Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City / Sony Pictures México

Conclusión

Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City es un reinicio más apegado a los títulos de la saga de videojuegos con momentos de fanservice que no pueden ocultar las falencias narrativas, de edición ni de ritmo en su ejecución. Si bien, puede ser lo más cercano a la experiencia vivida con el mando, lo cierto es que la deuda con el cine no logra saldarse.

Ficha Técnica

  • Título original: Resident Evil: Welcome to Raccoon City
  • Dirección: Johannes Roberts
  • Guion: Johannes Roberts
  • Reparto: Kaya Scodelario, Robbie Amell, Hannah John-Kamen
  • Duración: 107 min.
  • País: Alemania / Canadá
  • Año: 2021