Mabel Cadena y El Baile de los 41: una historia necesaria de contar

Mabel Cadena nos habló de la importancia de este filme, los temas que toca y la visión de David Pablos al llevar a la pantalla grande este hecho histórico que parece ser poco recordado en México.

“Interpretar a Amada en este mundo de caballeros fue difícil, no fue nada sencillo. Creo que ha sido uno de los retos más confrontantes en mi carrera, justamente por eso. Hubiera sido muy fácil construir este personaje desde lo antagónico, la maldad y la víctima y no un ser humano complejo que puede tener un rango mucho más amplio como el que tenemos los seres humanos. Fue muy complejo de pronto encontrar a una mujer envuelta en un mundo tan masculino y poderle dar fuerza y carácter a los valores a la pérdida y el rompimiento que estaba teniendo esta mujer”, inicia comentando Cadena acerca de su papel. 

Al hablar de ese peculiar triangulo amoroso que se desarrolla entre los personajes, Cadena platica que “es una historia de un amor y un desamor y al mismo tiempo de una imposibilidad de ser de cada uno de los personajes. Esto lo ha tocado muy bien Emiliano [Zurita] en otras charlas. Esto vuelve complejo todo porque ninguno tiene la misma necesidad, todos quieren cosas muy diferentes de las que les da la vida y la sociedad misma les exige a cada uno ciertos roles completamente opuestos. Si le quitamos lo cursi o lo idealista al amor romántico, dejas a seres humanos que simplemente no pueden llegar a realizarse en la vida ni a cumplir su rol, impuesto por una sociedad opresora y terminan siendo infelices, solos y rotos con la humanidad destrozada. A pesar de la belleza que los rodea estéticamente, a nivel interno lo importante era retratar a los personajes en su intimidad no en la sociedad ni en cómo los ven, en esa vida donde lo perfecto está muy roto”.

La ambientación juega un papel muy importante en la cinta, algo en lo que se trabajó muy detalladamente para poder retratar de buena forma este momento en la historia. “Si hemos visto un par de cintas de época en el país, aunque muy pocas y no a este nivel. La música es espectacular, el vestuario tuvo un detalle brutal porque fue una mezcla entre cosas que llegaron de otros países y algunas hechas por una costurera mexicana que son de calidad muy específica. La dirección de arte de Daniela Scheider también sumaba mucho. Se buscó retratar el ambiente, las emociones, todo estuvo tan cuidado por todos los departamentos que no había manera en que la manufactura fallara. Yo tampoco nunca había ensayado tanto una película, en cada escena le dedicábamos una hora antes de rodar y el trabajo previo fue de 4 meses, es uno de los procesos más largos que he vivido para hacer un filme”, menciona la actriz. 

El Baile de los 41 es un hecho del cual casi no se habla en el país, a pesar de que está a punto de cumplirse 119 años de haber sucedido. Al respecto de esos estigmas y la aparente incomodidad del tema de la homosexualidad en el país, Mabel afirma: “Seguimos viviendo en una sociedad opresora con un discurso predominante de odio, racismo, misoginia y discriminación. Este es un tema que si bien no se nombra, se ha filtrado en nuestra cultura y en el lenguaje que ocupamos día a día. ¿Cuántas personas no han dicho que a los 41 si eres soltero te vuelves homosexual sin saber siquiera el contexto histórico que implica? Finalmente ahí está, lo tenemos pero no sabemos de donde viene. Creo que es un gran momento para confrontarnos con las cosas, a empezar a nombrarlas y visibilizarlas. El hecho de que ya exista y estemos retomando, tanto mujeres como hombres, de nuestro pasado, con historias tan complejas como la que expone esta cinta, como del amor entre dos hombres o mujeres, así como dar voz a mujeres mexicanas indígenas, porque Amada tiene esas raíces, todo eso lo tenemos muy olvidado como sociedad. Es importantísimo dar esa revisión a nuestro pasado y al presente que estamos ejecutando para transformarnos en una mejor humanidad”. 

Emiliano Zurita y Alfonso Herrera en El baile de los 41 / Cinépolis Distribución

Ese lenguaje y actitudes de odio son algo que, tristemente, perdura a pesar del tiempo. En opinión de la actriz esa perspectiva debe cambiar. “Deberían meterse al ‘closet’ aquellos que no quieren ver la situación porque aún hoy cuántos políticos no tenemos que siguen llegando a estos arreglos o acuerdos amorosos para socialmente ser bien vistos políticamente o aceptados. Creo que es un momento adecuado para reflexionar todo ello y que esto cambie porque no podemos seguir viviendo así, no sólo con la homofobia porque eso es únicamente una parte del problema. Tenemos como sociedad situaciones contra la mujer, los feminicidios, la comunidad LGBT+, son muchos discursos pero que no tienen razón de ser. Es un buen momento para empezar a normalizar y empezar a reconstruirnos como hombres y mujeres hacia un lenguaje más empático y humano”. 

“Creo que se han dado pasos importantísimos en el lenguaje cinematográfico incluso que motiven este cambio porque más allá del resultado, de a quien le gusten o no, se están exponiendo temas urgentes para la sociedad y los seres humanos sino que se están involucrando rostros que no estamos acostumbrados a ver en la pantalla nacional con asuntos que no estamos acostumbrados a ver tampoco en el cine del país. En ese sentido me siento muy afortunada como actriz de tener la oportunidad de interpretar cintas como La Diosa del Asfalto y llevarla hasta El Baile de los 41, porque me da una posibilidad de expresar vidas de un lado a otro sin que tenga que ser estereotipada. Es un paso importante también para poner colores nuevos, caras nuevas, realidades nuevas que pensamos que solamente serían de una sola manera”, concluye Cadena con el tema. 

Y es que ver a estos roles femeninos mostrar facetas que no se han visto en pantalla es algo también que poco a poco cambia en la industria. “Es muy importante ver como las mujeres, en diferentes épocas, han luchado por sobrevivir de cierta manera. Amada lo hace de una forma, en La Diosa [del asfalto] las chavas banda lo hacían por que era algo de vida o muerte  y ahora en el 2020 luchamos por sobrevivir no sólo físicamente sino en temas morales del deber ser y en lo otro porque nos están matando. Creo que es muy valioso lo que a nivel exposición esta sucediendo con la cinematografía mexicana y me alegra ser parte de eso”, platica. 

El Baile de los 41 resulta una propuesta arriesgada también al mostrar el tema de la homosexualidad en una cinta de época, ademas de tocar un tema que sigue causando tabú o estigmas en la sociedad. “Desde que tienes una publicidad donde tienes a los protagonistas hombres en una posición sumamente seductora es ya un gane. Para mí, como mexicana significa que estamos por fin visibilizando algo a lo que no estoy acostumbrado a ver. Claro que es de aplaudirse, al menos yo me siento muy orgullosa de que estas imágenes puedan empezar a verse. Porque como bien se dice, si se ve a dos mujeres besándose se vuelve un objeto hasta de fantasía y hay un tema sexual brutal pero la gente no puede ver a dos hombres hacerlo, que es una problemática social igual de importante y en este filme, David logra un retrato impecable de ello a partir de la humanidad. Más allá del drama, muestra humanidades que conectan y se dan amor. Todo era muy doloroso ver porque todo tenía sentido en esa lucha de oposiciones donde todos tenían razón en lo que querían pero era muy jodido que no podían habitarlo. Eso es tan bonito que resulta muy importante a la vez”, dijo emotivamente la actriz. 

Trailer oficial de El baile de los 41 / Cinépolis Distribución

Otra situación que destaca es la química entre estos actores principales, aún en los momentos más fuertes del filme. Al respecto, Mabel Cadena expresó: “Es algo muy curioso, porque sobre todo con el personaje de Alfonso [Herrera] se creó eso teniéndonos mucho amor, empatía y respeto. David [Pablos] trabajó por separado con cada uno de nosotros, tuvimos mucho trabajo en un proceso que incluía clases de equitación, bordado, caligrafía y nos encerrábamos en los ensayos para conocernos, sin que yo tuviera miedo de ver a Alfonso a los ojos, de sonreírle, de abrazarlo, esos ejercicios donde conoces a tu compañero y te cae tan bien que ya cuando te tiene que caer mal ya generaste la confianza para caerte mal. Es raro pero así es. Todo lo hablábamos, nos comunicábamos en todo lo que íbamos a hacer y algo que se daba muchísimo con mis dos compañeros, dado que las escenas que teníamos eran sumamente fuertes y violentas, él me tiraba la energía por un lugar y yo se la subía y la subía y nunca bajaba la energía en las escenas. Ninguna toma era igual, todo era diferente. Fue un proceso de creación muy largo”. 

“Una de las escenas más difíciles que tuvimos que hacer fue la del jarrón, una secuencia muy difícil y creo que fue la que más ensayamos y más trabajo nos costó hacer. Cuando la vi, de hecho le dije al director ‘es que esta vieja si esta loca’, porque no se alcanza a escuchar tanto en la cinta pero ella llega a rezarle unas cosas horribles que sí, era una escena fuerte. Alfonso y yo nos metimos de lleno en ella, ese día incluso creo que terminé golpeadísima de la espalda porque fue algo muy rudo. Aunque la partimos en dos, la escena no dejaba de ser exhausta, un quiebre de ambos personajes donde la razón no existía, ambos estaban emocionalmente rotos, entonces es de mis escenas favoritas de la cinta pero sin duda de las más complicadas al filmarse”, termina el comentario Mabel. 

Puede que El Baile de los 41 sea una película que vaya a provocar cierto escozor o polémica por las razones equivocadas, por lo que Cadena comenta cuál es la importancia de este filme más allá de esos enfoques de escándalo. “Creo que lo más importante es la visibilidad, la búsqueda de hacerle justicia a aquello que no puede ser nombrado o que no se puede ver. Esta cinta le da voz y visión a todo ello, a la homosexualidad, el amor entre hombres, entre los seres humanos, así de simple; a las mujeres y todas las problemáticas que hemos cargado a través de los años y que estamos hartas de eso; la misoginia, el racismo, la discriminación. Es una película que en pocas palabras es como una poesía, llena de belleza estéticamente y al mismo tiempo llena de dolor por toda la imposibilidad de ser. Más allá de las expectativas y lo que cada espectador vaya a recibir de este filme, invitaría al público que nos ve y escucha que vayan y vean este proyecto porque es una cinta mexicana que pocas veces vamos a poder ver en una pantalla, además de que es importantísimo darle una revisión a estos hechos de nuestra historia y que estoy segura de que van a salir conmovidos, que dejaran de ver hombres y mujeres para ver solo a seres humanos que no pueden alcanzar esa plenitud de saberse que pueden ser quienes son”, finaliza la actriz.

El baile de los 41 estrena en cines este jueves 19 de noviembre.

Mabel Cadena en El baile de los 41 / Cinépolis Distribución

Mabel Cadena y El Baile de los 41: una historia necesaria de contar comentarios en «0»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *