Las olas

El drama de los ciclos eternos de la vida

Las olas, como fenómeno físico de la naturaleza en el mar, son ondas que se propagan en una superficie entre dos espacios y se mantienen en un constante movimiento, un vaivén que puede ir de arriba a abajo o en diferentes direcciones según la propagación de la misma pero jamás deja de moverse, sino que oscila usualmente de manera circular a diferentes velocidades.

Este vaivén y constante ciclo cicular lo observamos en el tercer largometraje de Trey Edward Shults, que después de hacer un drama inspirado en su cortometraje de nombre Krisha (2015) y de entregar una cinta de terror/suspenso bastante efectiva en Viene de Noche (2017), regresa para plantearnos un drama familiar llamado Las Olas (2019), donde por medio de la historia y un lenguaje cinematográfico interesante nos cuenta un efectivo relato trágico familiar y de la vida misma.

Hablar del más reciente filme de Shults nos pone a pensar en la importancia de los ciclos y del simbolismo del círculo en sí, de ese constante complemento entre la vida y la muerte, de lo puro, de lo femenino encontrado con lo masculino y las decisiones que tomamos en vida que pueden llevarnos por un camino de redención o por uno lleno de violencia, dependiendo el flujo de la ola que nos lleva.

Es así que la historia del filme nos presenta a una familia conformada por Trey (Kelvin Harris Jr.), un adolescente cuya vida luce de maravilla haciendo deporte y al lado de su novia Alexis (Alexa Demie). Por otro lado tenemos a su hermana menor, Emily (Taylor Russell), quien vive tras la sombra de él de manera silenciosa. Ambos son cuidados por su madre, Catharine (Renée Elise Goldsberry), de actitud compasiva y su padre, Ronald (Sterling K. Brown), un padre noble pero bastante dominante.

Este núcleo familiar verá sacudida su existencia cuando las decisiones que tomen los lleven poco a poco a actos cuyas consecuencias pondrán a prueba sus vínculos y los hará cuestionarse a sí mismos sus decisiones de vida, encontrando concilio o enfrentando su cruda realidad. Tras esta trama aparentemente sencilla, la virtud de Shults reside en cómo la cuenta, aprovechando los elementos que el cine le ofrece para ver este relato de una forma poco común narrativamente hablando.

Cine Caníbal

La decisión de este director es interesante y remite al título tanto en inglés como en español de la obra, donde la narrativa es circular y se mueve constantemente por la naturaleza de las decisiones que los personajes toman, haciendo de la forma narrativa circular un recurso que refuerza incluso con el uso de los formatos de pantalla, quienes van del full screen (4:3) al widescreen (16:9) a un formato movietone (1.19:1) y viceversa, abriendo y cerrando los ciclos en el filme respectivamente.

Acompañado de unas muy buenas actuaciones por parte de Kelvin Harrison Jr., quien con su Trey nos va metiendo en un ciclo de toxicidad y locura reprimida que estalla en cierto punto y la contra parte en Taylor Russell, quien como la hermana menor, Emily, muestra un papel completamente opuesto al de Trey. Y qué decir de algunos secundarios como el caso de Sterling K. Brown, cuyo padre amoroso pero intimidan te consigue momentos emotivos al más puro estilo de su personaje en la serie This is Us (2016 – actualidad) o de Lucas Hedges, joven promesa que sigue forjando su camino y se vuelve fundamental para el personaje de Trey.

Visualmente, más allá de lo ya comentado con el juego de los formatos en pantalla, también hay una fotografía bastante destacada que nos ofrece momentos muy bellos hasta otros de tremenda tensión o desesperación, esto aunado a un trabajo de edición que oscila entre lo frenético a lo pausado, situación que a veces influye en el mismo ritmo de la cinta que adquiere muchas veces tintes casi líricos muy al estilo de lo hecho por Barry Jenkins en Luz de Luna (2016), por citar un ejemplo.

Si bien el relato de este drama familiar podría resultar un poco pesado por su narrativa un tanto experimental o por su contenido un tanto contemplativo, el juego de Shults es justo ese, emular en esta historia de familia la eternidad de los ciclos, los cambios que existen a partir de las decisiones, los choques y las diferentes experiencias de vida que, cual olas de mar que se mantienen en un constante movimiento eterno donde pueden derivar plácidamente en la costa o estrellarse frente a una roca.

Trailer de Las olas

Conclusión

Este tercer largometraje de Schults, que abre y cierra con casi la misma secuencia, muestra no sólo el atrevimiento de un cineasta nuevo sino de un avance en la idea cinematográfica para contarla digna de llamar la atención, recordándonos que la vida está llena de ciclos, cuales olas de mar, siempre en movimiento, donde la paz y el sufrimiento nos confrontan para conjugarse en un solo círculo.

Sobre el autor

4.5

Ficha Técnica

  • Dir. Trey Edward Shults
  • Guion: Trey Edward Shults
  • Elenco: Taylor Russell, Kelvin Harrison Jr., Alexa Demie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.