Annette – Reseña

Un musical experimental que te puede fascinar… o frustrar.

Annette es el sexto largometraje del director francés Leos Carax, quien a través del género musical y drama con tintes psicológicos, nos narra el idílico y tempestuoso matrimonio protagonizado por Adam Driver y Marion Cotillard, quienes interpretan a Henry McHenry, un comediante de stand-up, y Ann Defrasnoux, una cantante de ópera, respectivamente. La unión entre ambos, la cual en un principio es sumamente pasional, toma un giro de 360 grados cuando nace su primogénita, fruto del carácter afectuoso y desenfrenado entre ambos. 

Las secuencias iniciales nos presentan a los personajes principales interpretando una canción que lleva por nombre So May We Start, en donde queda de antemano que el público está a punto de espectar una puesta en escena, y eso es lo que Carax nos da durante las casi dos horas y media de duración: una historia donde la artificialidad y teatralidad imponen su autoridad, a la par de una carga trágica que por momentos, da una sensación de agobio y confusión. 

Después del número musical inicial, seguimos a Henry y Ann en sus respectivos rubros artísticos, comedia y canto, cuya articulación narrativa se siente como una presentación interminable, queriendo pasar al siguiente acontecimiento. Y eventualmente, surge la pregunta, ¿quién es Annette? nombre que lleva por título la cinta. Una vez develada la identidad de Annette, surge la siguiente interrogante, ¿qué es Annette? 

La falta de claridad en la identidad de Annette tal vez se deba a este motivo: pese a que la vena artística en el diseño de producción, la dirección de los actores, la emotividad en las canciones y en el ejercicio de sonorización, son indiscutiblemente impecables, la manera en que estos son expresados y manifestados en el filme hacen que la mayoría del tiempo la Annette se sienta como inclasificable y confusa. Habrá a quien eso le guste y habrá a quien no. 

Consulta más reseñas en criticinema.com

Por otro lado, la secuencia de los acontecimientos suscitados en Annette tampoco son tan fáciles de asimilar en una primera impresión, aunque analizándola en retrospectiva, esta ahora se ve mucho más clara y congruente. En suma, las canciones tampoco son particularmente memorables (con excepción, tal vez, de We Love Each Other So Much), llenas de catarsis, excentricidad y sensibilidad, pero ninguna que destaque por su iconicidad. Aunque probablemente tampoco este sea el objetivo principal de Leos Carax. Definitivamente, es una película  que se sale de la estructura musical estándar que se puede ver en Mamma Mia! o cualquier musical de Andrew Lloyd Webber.   

Tocando superficies más optimistas, la gran revelación de Annette tal vez sea Simon Helberg (a quien más de una persona seguramente recuerda por interpretar a Howard Wolowitz en The Big Bang Theory), pues a pesar de que su tiempo en pantalla no es tan extenso como el de Adam Driver o Marion Cotillard, la actuación que brinda de un músico con personalidad afligida y funesta rompe totalmente con el molde del formato sitcom en el que nos acostumbramos a verlo durante doce años. 

La ambientación también es un elemento favorecedor para Annette, pues a pesar de que la historia de desarrolla en Los Ángeles, California, Leos Carax nos da un retrato trágico y lúgubre de la ciudad de las estrellas como probablemente nunca se le ha visto, alejándose de las perspectivas idealistas y glamurosas provistas por otros musicales como La La Land.

Trailer oficial de Annette

Conclusión

Annette es una película que por su ritmo e identidad histérica y neurótica, a primera impresión dejará, probablemente, a más de un espectador desorientado con respecto a la historia que acaba de ver, sobre todo a lo concerniente a Annette como personaje dentro de la trama. Es, sin duda, una cinta que provoca emociones radicales, como su esencia misma: la amas o la odias. Si bien esta primera experiencia no fue del todo complaciente, creo que con el pasar del tiempo (y viéndola más de una vez), se puede aprender a valorarla como el gran esfuerzo artístico que es, porque la aportación poética de Leos Carax es innegable.  

Ficha Técnica

  • Dirección: Leos Carax
  • Guion: Ron Mael & Russell Mael
  • Reparto: Adam Driver, Marion Cottilard, Simon Helberg
  • Duración: 141 min.
  • País: Francia/Bélgica/Alemania/EUA/Japón/México/Suiza
  • Año: 2021