Beautiful Boy: Siempre serás mi hijo

De adicciones, familia y otros demonios

La drogadicción es un tema explorado en el cine con mucha frecuencia y diferentes enfoques. Unos van desde los relatos donde se habla de la crisis de unos jóvenes escoceses que prefieren «no elegir la vida» (Trainspotting, Boyle 1996) hasta la historia biográfica de un muchacho exitoso que cae en el círculo de las adicciones (Basketball Diaries, Kalvert 1995).

Sin embargo, estamos ahora ante una historia real de la relación entre un padre, un hijo y la drogadicción que lo aflige. En Beautiful Boy, el relato que vemos en pantalla se inspira en dos libros, uno escrito por el señor David Sheff (del mismo título que la cinta) así como en las memorias del hijo, Nic, y la novela de su autoría llamada Tweak.

Esta combinacion de los dos puntos de vista, tanto del padre preocupado como del hijo sumido en una espiral, brinda un espectro amplio de comprensión al espectador, no quedándose con sólo una versión, sino atacando el problema desde ambos puntos de vista.

La adaptación de Van Groeningen funciona bien gracias a dos factores, uno de ellos son las actuaciones de Steve Carell y Timotheé Chalamet (que alcanzó una nominación al Globo de Oro por su papel) como los Sheff, mostrando una química natural entre ellos, llenando de emotividad los momentos más duros en la pantalla.

Otro factor es el guión, que aunque pueda resultar un poco repetitivo, haciendo que el ritmo de la cinta sea un poco lento en partes, es reforzado en las partes del enfrentamiento a la adicción por Luke Davies, coguionista de este proyecto y que también se vio involucrado en problemas con las drogas en su pasado (los cuales exorcizó al escribir la novela biografica «Candy», que también tiene una adaptación cinematográfica con Heath Ledger a la cabeza), con lo que dota de autenticidad al relato en sus momentos más difíciles.

Beautiful Boy: siempre serás mi hijo resulta ser una película que habla no sólo de las drogas, las causas y consecuencias de ello, sino que también nos enfrenta a las responsabilidades de un padre con su hijo y de los miedos del mismo al enfrentar los peores fantasmas de su vida sin encontrar otra vía de escape más que las drogas y los vicios.

Sin duda, la más reciente cinta del director belga Van Groeningen, funciona tanto como drama familiar asi como una cinta que nos habla del peligro de la drogadicción pero con un mensaje esperanzador donde, no importan los problemas, el lazo del amor filial puede romper con los peores demonios.

Sobre el autor

3.5

Ficha Técnica

  • Director: Felix van Groeningen.
  • Guion: Felix van Groeningen y Luke Davies.
  • Elenco: Steve Carrell y Timotheé Chalamet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.