TENET

Jugar con el tiempo es peligroso, Tenet nos enseña esto

Christopher Nolan hubiera regresado al cine nuevamente después de Dunkirk (2017), pero debido a las circunstancias, la película no pudo ser exhibida debidamente, haciendo que solo algunos vieran el estreno en salas de cine. Con John David Washington, Robert Pattinson y Elizabeth Debicki como protagonistas, ahora podemos ver el decimoprimer largometraje de Nolan en nuestras casas y nuevamente ver cómo el director británico juega con el tiempo. 

Tenet es una película de acción cuyo tema central es el tiempo. La cinta juega con la linealidad en la que ocurren acciones y por ende con eventos. Es complicado intentar explicar el concepto y el verlo en cámara es aún más confuso (sobre todo los primeros minutos), pero en resumen hay dos tipos de personas: quienes perciben y se mueven a través del tiempo como nosotros, y quienes lo perciben y mueven en dirección opuesta. Cada uno de estos personajes se encuentra con su contraparte e interactúan con ellos directamente, haciendo que las acciones de estos personajes sean realizadas en reversa. Como había advertido, el explicarlo no es sencillo. Les recomendaré hacer un poco lo que al personaje de David Washington le explican “no trates de entenderlo, siéntelo”. Nuestros protagonistas intentarán detener lo que podría ser una “Tercer Guerra Mundial” y el fin del mundo a través de una organización llamada Tenet. Esto para detener a Andrei Sator (Kenneth Branagh), el principal responsable del posible desenlace.

Suena relativamente revuelto, sin embargo, Christopher Nolan no es el típico director quien hace de sus proyectos fáciles de digerir y entender a primera vista. El trabajo del británico siempre se ha caracterizado por la complejidad en la narrativa temporal y esta vez lleva este concepto un poco más lejos con Tenet. ¿Recuerdan la primera vez que vieron Memento (2000), Inception (2010) o Interestellar (2014)? Algo similar vuelve a ocurrir con esta nueva película, pero a la vez no. Si bien ya estamos acostumbrados y vimos estas películas varias veces y sentimos que estábamos un poco perdidos, al menos se podía decir que todo estaba bien construido y planteado. Con Tenet no hay esta sensación al cien por ciento. En Memento entendemos que es como un rompecabezas que vamos armando conforme nos avientan las piezas, en Inception sabemos que la narrativa ocurre dentro de sueños y que los tiempos aumentan conforme entras a otro sueño y con Interstellar vemos cómo funciona la teoría de la relatividad del tiempo ante la cámara. El principal problema con Tenet es la complejidad del concepto del tiempo ante las secuencias que vemos y las explicaciones que se nos da a través de los personajes. Ciertamente el poder ver esta película en digital, da la posibilidad de pausar e incluso retroceder segmentos para entenderlos mejor y aún así no es fácil seguirles el ritmo a estas secuencias.

Una vez que te (semi)acostumbras a cómo funciona el nuevo concepto, es fenomenal y muy impactante las escenas donde vemos todo en cámara. Observamos tomas complejas y apantallantes que debieron de haber tomado bastante tiempo y planeación para ser filmadas. Haciendo que el ritmo siempre sea rápido y violento; tal como una carrera contra el tiempo. Por lo mismo, hace del tono de la película como una de acción, pero en muchos otros aspectos, estamos viendo una película de espías. Tenemos escenas donde los hombres usan trajes elegantes y las mujeres vestidos de diseñador; la acción se desarrolla en óperas, casas de seguridad y yates. Elementos que ya hemos visto en otra serie de películas. Creo que todos sabemos cuáles exactamente.

La misma banda sonora ayuda a fortalecer este sentimiento entre acción y espionaje y aunque Hans Zimmer no realizó el trabajo sonoro de esta película, aún así brilla la composición. De alguna manera es refrescante escuchar algo ligeramente diferente, aunque en algunas ocasiones, la música se asemeja en algunos acordes a los de Inception. En esta ocasión Nolan trabajó con Ludwig Göransson como compositor, quien ha realizado el trabajo sonoro para otros proyectos como el de Black Panther (2018), Venom (2018), Creed (2015), entre otros más. La música es energética y estimulante ante las escenas con combate y persecuciones, mientras que por otros lados se hace más enigmática en otras escenas para aumentar el misterio y complejidad de la cinta. 

Las actuaciones funcionan bien a lo largo de la cinta, pero destaca la interacción que hay entre Washington y Pattinson. No obstante, el guión hace que el protagonista tenga interés afectivo por el personaje de Elizabeth Debicki, que aparte de hacer que la trama se desarrolle con más complejidad, suena un poco irrealista ver como el personaje de Washington tiene tanto interés ante ella.

Ya había escuchado sobre la mezcla de sonido y en especial del nivel de voz en los diálogos a lo largo de la película: son muy bajos. Puede que haya dos explicaciones ante esto, la primera siendo que el sonido estaba pensado para experimentarse en el cine, con mejores bocinas y segundo, que haya sido una decisión de Nolan para hacer que la audiencia tenga que escuchar con más cuidado y por ende hacer a la audiencia prestar más atención. Claro que puede que ninguna sea la razón verdadera y simplemente sea un error de producción, pero en todo caso es un detalle que resalta mucho y hace del largometraje un tanto molesto de ver. Hay partes donde cuesta tanto trabajo entender las voces que simplemente decides ignorarlas o decides encender los subtítulos para no perderte del diálogo. 

Trailer oficial de TENET / Warner Bros. Pictures Latinoamérica

Conclusión

Tenet es una película que se debió de haberse visto en cines y cuya experiencia de verla en pantalla grande hubiera sido mucho más gratificante que verla en nuestras pantallas en casa, pero eso no hace que la cinta valga menos la pena. El proyecto de Nolan es sumamente complejo y arriesgado de poner ante cámara y es por eso que Tenet destaca por sí sola. Hay algunos detalles en el guión que hubiera sido mejor pulir para presentar el concepto del tiempo de una manera menos confusa y el problema del volumen de los diálogos; aun con todo eso vale la pena ver lo que produce Nolan. Todavía no puedo decirlo con seguridad, pero creo que quien mejor juzgará a esta película es el paso del tiempo y el volver a ver el largometraje nuevamente. Como muchos otros trabajos de este director, esta cinta no es diferente y pide que se vuelva a ver al menos por una segunda vez.

Sobre el autor

Ficha Técnica

  • Dirección: Christopher Nolan
  • Guion: Christopher Nolan
  • Reparto: John David Washington, Robert Pattinson, Elizabeth Debicki
  • País: Reino Unido – EUA
  • Duración: 150 min.
  • Año: 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.