Los 3 del infierno

El regreso sangriento de Rob Zombie

En la industria del cine, hay directores que son específicos, inusuales pero efectivos tales como Robert Rodríguez, Quentin Tarantino (en su momento) y Rob Zombie. Este último, ha encontrado en la violencia, crueldad y humor negro un estilo característico que le ha valido una identidad sin igual, así como un lugar dentro del cine de clase B.

En esta ocasión llega 3 from Hell, la tercera entrega de la saga Firefly, compuesta por las películas de culto House of the 1000 corpses y The Devil’s Rejects, la cual pese a tener un presupuesto reducido, es efectiva, encantadora (a su manera) y divertida.

La historia sigue a Otis, Baby y Spaulding quienes han logrado sobrevivir de alguna manera a una tormenta de balas. Su recuperación «satánica» les lleva directamente a prisión, de donde escapan sin demasiados problemas. Una vez fuera conocerán a un cuarto miembro, Foxy, que comparte sus peculiares virtudes, y con el cual volverán a desatar el caos allá por donde pasan.

Dinámica, entretenida y bastante cruda, Rob Zombie logra desde los primeros minutos enganchar al espectador. El inicio «lodoso», con un grano saturado y una especie de falso documental donde nos cuenta lo que ha sucedido desde la última vez que vimos a los tres asesinos dota de un sabor diferente a esta producción.

La construcción de sus personajes tanto principales como secundarios es de aplaudir, teniendo historias que magnifican a sus actores. Bill Moseley (Otis),  Sheri Moon Zombie (Baby) y pese a su muy corta aparición Sid Haig (Capitán Spaulding) hacen un excelente trabajo, siendo evidente el amor al proyecto con una química excelente entre estos, algo que sigue latente con la inclusión de Richard Brake (Foxy), quién viene a tomar el lugar de Haig dado su lamentable fallecimiento.

La historia es lineal sin arriesgar demasiado, algo que no afecta en la cantidad de escenas violentas y de un humor oscuro. Zombie no necesita mostrar orgías de sangre para transmitir la crueldad buscada. Sin duda, aunque cliché, la parte donde Otis y compañía llegan a México es de lo más divertida, un homenaje a películas como El Mariachi, con muchos guiños a sus demás trabajos y con la participación de actores de sus otras producciones.

En la cuestión técnica, el uso de grano, colores cálidos y tomas realizadas con la cámara en mano son aspectos que le dan un sabor diferente y esa estética retro de la década de 1970 se mantiene sin necesidad de gran diseño de producción, apostando más por un lenguaje cinematográfico tanto con los ya mencionados elementos relacionados con la cámara como con noticieros, programas de televisión y música, otro elemento que brilla y hace disfrutable la cinta.

Su corto presupuesto le afecta para que Zombie pueda explotar su vena creativa (recordemos que pese a siempre contar con un limitado presupuesto, el director ha podido tener acceso a más dinero y House of 1000 bodies es prueba de ello).

Algunas secuencias pueden parecer un poco deficientes o hechas a la carrera y si bien, el tono de la cinta no exige un realismo extremo, lo cierto es que algunas decisiones, causas y consecuencias son bastante irreales, algo que a ciertas personas puede molestar.

Los 3 del infierno es una cinta que consigue divertir, entretener y dar una dosis de violencia que solo un director como Rob Zombie puede dar. Digna y funcional nueva entrega de sus trilogía Firefly, además de un homenaje necesario al cine clase B, como una ventana para explorar tanto el cine de su director como de este estilo.

Sobre el autor

3.5

Ficha Técnica

  • Director: Rob Zombie
  • Guion: Rob Zombie
  • Reparto: Sheri Moon Zombie, Bill Moseley, Kevin Jackson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.