Fernanda Valadez y los retos de Sin Señas particulares

Fernanda Valadez, directora, productora y coguionista de Sin Señas Particulares nos cuenta sobre el proceso de realización del filme

Después de una larga carrera por festivales internacionales como Sundance, San Sébastian, Rotterdam, Zurich, además de arrasar con tres premios en el Festival Internacional de Cine de Morelia el año pasado y llevarse el Gotham Independent Film Award como la Mejor Película Extranjera, la cinta mexicana Sin Señas Particulares llega a cartelera de la mano de Cinépolis Distribución. 

Con motivo del estreno de la que, para muchos expertos, es una de las mejores películas de los últimos años, en Criticinema tuvimos la oportunidad de hablar con su directora, productora y coguionista, Fernanda Valadez, acerca de los retos de la realización de esta obra necesaria para la audiencia mexicana. 

“Creo que la película fue madurando a lo largo de varios años”, comenzó platicando Fernanda acerca del génesis de esta cinta. “Empezamos con la idea en el cortometraje de hace 10 años llamado ‘400 Maletas’. Desde ese entonces, Astrid y yo queríamos hacer un largo pero no podíamos por la falta de presupuesto y, en mi caso, también por mi madurez como directora. Pero justo lo que hemos buscado hacer las dos es una mancuerna creativa desde que éramos estudiantes, hace poco más de 13 años. Cuando ella dirige, yo produzco y viceversa además de que coescribimos y nos vamos compenetrando cada vez más. En ese proceso creamos un par de compañías productoras donde podíamos tener toda la libertad de contar las historias que nos apasionan y nos interesan.”

Sin Señas Particulares ha ganado en varios festivales del mundo

Una de las cosas que toca la ópera prima de Valadez es el comentario acerca de la violencia en el país y los efectos que tiene en el pueblo. “Esto no es algo de ahorita”, afirma la realizadora. “En el sexenio de Felipe Calderón hubo un cambio en la cantidad de crímenes pero también en la manera de vivir este fenómeno. En esa etapa creo que era un tanto lejana a todos nosotros, la veíamos como algo que pasaba en el norte del país pero conforme han pasado los años ha sido como una epidemia que se ha extendido y echado más raíces en otros estados.”

Curiosamente esta evolución en la situación del país y en la forma de trabajar tanto de Fernanda como de Astrid Rondero, su eterna compañera, fueron forjando la idea de la cinta. “Lo que empezó como una historia muy acotada, aunque tenía ya el final que tiene el largometraje, se fue enriqueciendo conforme cambiaba la situación en el país. Nosotras, en ese proceso largo de desarrollo y maduración, seguimos investigando y tratamos de mostrar este tipo de sucesos que pasan en México con la historia de una mujer. Eso hace que Sin Señas Particulares no sea una cosa del pasado sino que tiene una vigencia artística en el presente”, comentó la cineasta.

Trailer

Trailer oficial de Sin Señas Particulares / Cinépolis

Algo que es interesante es el enfoque en el cual muestran este lado violento del país, dejando de lado la explotación gráfica de lo mismo para enfocarse en un relato humano, el de Magdalena, interpretada por Mercedes Hernández. “En algún momento, cuando escribíamos el guion, sabíamos en una etapa temprana que queríamos contar esa historia desde el punto de vista de una madre, pero nos preguntábamos qué tanto queríamos mostrar de esta violencia. Encontramos la repuesta en guiarnos por la empatía, en hacer un viaje que fuera un acompañamiento emocional que nos hizo tomar varias decisiones en la escritura donde realmente no da mucho contexto más que el acompañar a la protagonista en un viaje a lo desconocido donde lo que sucede y mientras se va adentrando más en esa búsqueda, va entendiendo cosas. Y lo mismo en lo visual, buscamos hacer un acercamiento parcial para no perder de vista ese viaje emocional buscando un acercamiento parcial hacia el contexto que rodea a la protagonista”, platicó Valadez acerca del tratamiento que se le da a la cinta. 

A su vez, la realizadora originaria de Guanajuato, nos comentó un poco acerca de las dificultades que enfrentaron en el largo proceso de dar vida a Sin Señas Particulares. “En cuanto al desarrollo de la parte creativa afortunadamente no tuvimos líos. La parte más difícil, sin duda, fue el financiamiento debido al tema. El año pasado se perdieron los fideicomisos de EFICINE y esta cinta se hizo con ellos; era un fondo fundamental para películas pequeñas o con temáticas complicadas para encontrar un buen financiamiento. Desde el sexenio pasado donde los apoyos para hacer cine se redujeron a la mitad se arrastra este asunto. Llegó un punto en que pensamos que no obtendríamos el total del presupuesto y teníamos que adaptarnos a grabar de otra manera, a pensar que el equipo creativo haría funciones diversas.”

Además de la cuestión del presupuesto para este filme independiente, también hubo otros cambios de planes. “En cuanto a la filmación, hicimos scoutings en Baja y en Tamaulipas, donde originalmente quería filmar la cinta. Pero en esa labor nos dimos cuenta de que  en Matamoros y zonas aledañas donde quería grabar no existían las cuestiones de seguridad para poder hacerlo sobre todo con nuestro equipo tan pequeño y con bajo presupuesto. Así que creo que la película vivió un poco como vivimos todos. Cuidándonos entre todos, buscando lugares. Al final filmamos casi todo en el estado de Guanajuato, de donde soy yo, pretendiendo que hicimos un viaje muy largo por el norte cuando en realidad casi todo lo grabamos en una comunidad en 10 km a la redonda. A pesar de que también las condiciones de seguridad se fueron deteriorando, tuvimos el apoyo de la Secretaría de Turismo y de Seguridad para poder hacer lo que necesitábamos”, agradece Valadez. 

Una de las razones por las que la cinta funciona tan bien es la excelente labor de Mercedes Hernández, actriz que no dudó en participar con Fernanda de nueva cuenta. “Pensaba en Mercedes desde el corto de ‘400 Maletas’. Ahí la encontré, le propuse ese papel el cual aceptó hacer y desde entonces tuve la certeza de que quería que ella fuera la protagonista de este filme. Lo mismo me pasó con David Illescas, que en ese entonces representaba al hijo y ahora, ya en sus veintes, hace el papel de migrante deportado y que busca regresar a casa”, explicó la directora. 

La cinta ha sido aclamada por la crítica

Sin Señas Particulares se suma a una lista de proyectos en los que se le da voz a los problemas de algunas personas que en la vida real no se les escucha. Con respecto a ello, Valadez declaró: “Lo que nos pasa es que todos somos parte de un pequeño grupo, una minoría en la sociedad. Y para nosotras como mujeres era importante expresar la vulnerabilidad de la protagonista pero al mismo tiempo la fortaleza y la transformación que hace una madre que se podría sentir en una adversidad que la deja paralizada y que, al contrario, la empuja hacia adelante y la hace temeraria. Como cineastas y mujeres, con una mayor madurez profesional sentimos esta gran responsabilidad de hablar de la disparidad de género y las violencias con las que se cruzan los personajes.”

Pero la cuestión de la violencia de género no es la única que aborda este filme. “En el caso de los migrantes, todos conocemos historias terribles o por lo menos de dificultad y creo que son uno de los eslabones más frágiles en esta serie de fenómenos de violencia. Lo que estamos viviendo es que todo este tipo de temas, los diferentes tipos de tráfico se entremezclan y provocan una condición donde cualquier persona puede sufrir una desaparición o un acto de violencia”, afirmó Fernanda. 

Tanto Valadez como Astrid Rondero se suman a una oleada de talentosas artistas que van abriendo las puertas a estas nuevas historias que eran necesarias en el cine mexicano. La directora de Sin Señas Particulares nos dijo entusiasmada: “Me da muchísima felicidad formar parte de este grupo de cineastas. Creo que entre todas sentimos muchísimo compañerismo. Ahí está Natalia Beristáin, Lila Avilés, Alejandra Márquez Abella, eso sólo a nivel directoral porque hay muchas más también en el género documental; nos hemos ido abriendo ese espacio. Lo que hemos hecho muchas de nosotras es hacer equipos de mujeres justamente en la producción, la fotografía, entre otros aspectos que nos da una fuerza como equipo. El cine es un arte colaborativo y para nosotras como mujeres lo es todavía aún más. No hemos ido ganando espacio a través de la competencia sino del compañerismo. Incluso entre directoras y cineastas que no trabajamos juntas en nuestras cintas pero creo sentimos, como generación, muchísimo cariño y empatía entre nosotras.”

En el caso de las escritoras y visionarias creadoras de la casa productora EnAguas Cine, su labor ha ido un poco mas allá. “Para Astrid y para mí es una convicción trabajar con mujeres. No se trata de que demos oportunidades sino que escojamos a las colaboradoras que son las correctas para hacer la cinta. Por ejemplo, Claudia Becerril, que fotografía Sin Señas Particulares, tiene muchísimas capacidades y talento que probablemente no ha tenido la cantidad de proyectos que otros fotógrafos varones por ser mujer. Creo que muchas cineastas, particularmente en esos puestos técnicos, se abren paso sobre la disparidad de género es porque tienen que estar sobrecalificadas. Cuando decidimos colaborar con mujeres es casi como hacer un poco de trampa porque entonces uno elige trabajar con las mejores. Además, como personas que son increíblemente generosas en su tiempo, esfuerzo y apropiación creativa es magnífico. En Sin Señas Particulares tuvimos la fortuna de tener a muchas en diversos puestos como la jefa de eléctricos, Diana Pérez. Por ahí está la segunda unidad de fotografía y la asistente de cámara, entre muchas otras. Tuvimos esa cuota de género en el rodaje en colaboración con hombres con los que hemos hecho equipo como los hermanos Zagga, Carlos Hernández también; era un crew fundamentalmente femenino pero con hombres que entienden nuestra visión y no tienen prejuicios con la mujer”, afirmó la cineasta. 

Además, añadió la importancia de este talento femenino en el cine actual y el gran potencial que, cree, adquirirán con el tiempo. “Estoy segura que Claudia, no por Sin Señas sino por el trabajo que hace, será un nombre que vamos a seguir escuchando así como el de Ximena Amann, que es fotógrafa de Los Días más Oscuros de Nosotras, dos mujeres detrás de las cámaras que son espléndidas en lo que hacen y llenas de talento.”

La película, narrativamente, gira alrededor de ese factor emotivo y humano. Al preguntarle a la realizadora acerca de un momento que le quedara grabado del filme, nos confesó que no eea fácil inclinarse por uno solo. “Es difícil decirlo. Como directora, ves la película muchísimas veces y le tengo mucho cariño a todo el material. Me pasa mucho que no puedo dejar de ver las cosas y decir ‘aquí pude hacer algo distinto’ o ‘aquí cometí este error’ pero creo que lo que más me queda de la cinta es la sensación de todas y todos en el equipo aportamos nuestras capacidades al máximo en lo que eran en ese momento de nuestras etapas como profesionales de cine.”

Sin Señas Particulares estrena el 5 de agosto en cines

Aunque reconsiderando, hubo una escena de Sin Señas Particulares que si le trae una emotividad innata debido a un dato curioso alrededor de la misma. “Tal vez la secuencia que me conmueve más es cuando el personaje de Magdalena se encuentra con la otra madre, la doctora, en el Ministerio Público. Casi no lo digo por timidez pero quien interpreta a esa otra madre es mi propia mamá. Fue una experiencia muy bella, de agradecimiento por todas las oportunidades que tuve gracias a ella.”

El talento de Valadez y Rondero hacen que esta película sea una gran propuesta que no busca aleccionar a su audiencia pero si pone el tema en la mesa para la reflexión y el debate, algo que enriquece siempre la experiencia cinematográfica. “El final nos ofrece la perfecta reflexión de la cinta que es que la violencia genera violencia, una frase que podrá parecer un poco gastada pero creo que es muy cierta. Creo que las películas en general y ésta en específico proponen una conversación entre todos. Como cineastas no tenemos respuestas pero sin duda Sin Señas Particulares plantea una gran pregunta y esa es la razón por la que queremos compartirla con el público”, concluyó la realizadora guanajuatense.

No cabe duda que Sin Señas Particulares es una cinta que llega en el momento justo para trascender las barreras de la ficción cinematográfica y plantear temas reales, duros, pero actuales y que son imposibles de ignorar para hacernos pensar cuál es el camino para poder ir terminando con esas pequeñas formas de violencia que han ido infectando al país. 

Puedes comprar tus boletos en cinepolis.com.